María Luisa Cordero, directora alterna del Núcleo Milenio destacada en #MujeresUchile

    562

    Con el fin de destacar y visibilizar el aporte al país y a su entorno de académicas, estudiantes, funcionarias y egresadas de la U. de Chile, la Casa de Bello creó en 2020 #MujeresUchile como un espacio de difusión dedicado exclusivamente a la difusión de su labor.

    Hoy destaca el trabajo de investigación y docencia de María Luisa Cordero, investigadora principal y directora alterna del Núcleo Milenio Física de la Materia Activa y académica en el Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

    «Esta semana en #MujeresUchile destacamos a la doctora María Luisa Cordero Garayar, física y académica del Departamento de Física @dfi.uchile de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) @ingenieria.uchile de la Universidad de Chile, cuyas investigaciones le han permitido modelar y crear “microrobots biológicos” que prometen impactar en áreas como la medicina, electrónica y agricultura, entre otras.

    Licenciada y Magíster en Física en la Universidad de Chile y doctora en Mecánica de Fluidos en la École Polytechnique, de París (Francia), María Luisa es actualmente subdirectora e investigadora principal del Núcleo Milenio Física de la Materia Activa (@mn_activematter) y jefa de los laboratorios docentes del Departamento de Física de la FCFM de la Universidad de Chile.

    Es experta en “laboratorios en un chip”: montajes experimentales, del tamaño de un posavasos, en los que estudia la dinámica de gotas de agua confinadas en microcanales cuando son sometidas a un flujo externo. Gracias a ese trabajo, pionero en Chile, hoy lidera investigaciones en el Núcleo Milenio y en un proyecto del Fondo Nacional de Investigación (Fondecyt 2021) en las que está modelando “microrobots” biológicos creados con bacterias confinadas en gotas de agua, cuyo manejo podría impactar en diversas áreas. Por ejemplo, en medicina hecha a la medida del paciente, al permitir que estos “microrobots” lleven fármacos directamente a la zona del cuerpo afectada por una enfermedad; en electrónica, donde podrían mover engranajes de dispositivos a nivel microscópico; o en biotecnología al potenciar y mejorar el uso de bacterias como biofertilizantes en agricultura.

    Paralelamente está estudiando el confinamiento y acumulación de bacterias en ciertas superficies onduladas, donde ha descubierto -junto a su equipo- las condiciones físicas que permiten que estos microorganismos no se aglutinen en colonias, lo que puede contribuir a evitar las infecciones intrahospitalarias a través del manejo de superficies curvas en instrumental médico como catéteres, vías intravenosas, entre otras.

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Una publicación compartida de Universidad de Chile (@uchile)