Investigador del Núcleo es entrevistado por ONU en su serie Covid-19

    354

    Impacto Académico de Naciones Unidas (UNAI) habló con una decena de estudiantes, educadores e investigadores de todo el mundo para descubrir cómo los ha afectado el COVID-19 y cómo están lidiando con los cambios que ha traído consigo la pandemia en la Educación Superior. Uno de ellos es Pablo De Castro, investigador postdoctoral del Núcleo Milenio Física de la Materia Activa, de la Universidad de Chile.

     

    Escucha aquí su entrevista y lee la presentación
    que hace ONU de la intervención de De Castro.

    Versión en español:

    La UNESCO estima que más de 1.500 millones de estudiantes en 165 países no están yendo a la escuela debido a la pandemia de COVID-19. La pandemia ha obligado a la comunidad académica mundial a explorar nuevas formas de enseñanza y aprendizaje, incluida la educación a distancia y en línea. Esto ha resultado desafiante tanto para los estudiantes como para los educadores, que tienen que lidiar con las dificultades emocionales, físicas y económicas que plantea la enfermedad, mientras hacen su parte para ayudar a frenar la propagación del virus.

    En esta entrevista hablo sobre cómo ha cambiado la rutina de la gente, dependiendo si son científicos experimentales o teóricos. Qué pienso sobre lo que debe cambiar en la interacción entre gobiernos y ciencia. Y cómo las conferencias están cambiando hacia soluciones virtuales que pueden ser relevantes incluso después de la pandemia.

    El futuro es incierto para todos, particularmente para millones de estudiantes que tenían entre sus planes graduarse este año y que enfrentarán un mundo paralizado económicamente por la pandemia.
    En la serie COVID-19, de Educación superior, UNAI habla con estudiantes, educadores e investigadores en diferentes partes del mundo para averiguar cómo el COVID-19 los ha afectado y cómo están lidiando con los cambios.
    La serie también tiene como objetivo destacar las lecciones aprendidas y los posibles resultados positivos del bloqueo global para la educación superior.
    En esta entrevista hablamos con el Dr. Pablo de Castro, investigador postdoctoral del Núcleo Milenio Física de la Materia Activa, del Departamento de Física de la Universidad de Chile.
    Oriundo de Brasil, Pablo de Castro se doctoró en el King’s College de Londres y se mudó a Chile en 2019 para continuar con sus actividades académicas este centro como investigador postdoctoral, para explorar las leyes físicas detrás del movimiento de las bacterias y otros micro-nadadores.
    Durante la cuarentena de COVID-19, Pablo cuenta que invirtió en una silla más cómoda y un nuevo escritorio, que pudo continuar su investigación teórica y que organizó frecuentes reuniones virtuales para discutir su progreso y hallazgos con sus colegas.
    Como investigador, se ve a sí mismo en una situación privilegiada, aunque agrega que los investigadores experimentales han estado luchando para continuar con sus actividades diarias sin el equipo y las instalaciones que necesitan.                                                 Para De Castro, el lado positivo de la pandemia es que ha demostrado a las instituciones académicas la viabilidad de unir colaboraciones interdisciplinarias en todo el mundo, con la tecnología desempeñando un papel crucial en la conexión de las personas. También cree que el COVID-19 ha demostrado a los gobiernos la importancia de apoyar los estudios de ciencias como una prioridad en su agenda.
    Sin embargo, el financiamiento no es el único problema para los investigadores; Pablo de Castro también notó los desafíos de salud mental. Trabajar como investigador generalmente implica soledad, presión y producir resultados. Algunos de los problemas de salud mental pueden empeorar con la cuarentena, y la cantidad abrumadora de noticias cada día dificulta la concentración de muchos investigadores.