Estudiante de doctorado realiza pasantía en N. M. Física de la Materia Activa

    188

    Ingeniera Química de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), en Argentina, y estudiante de doctorado en Ciencias Biológicas en la misma casa de estudios, Carolina Cogo tiene un solo objetivo en mente: investigar la energética del movimiento bacteriano.

    Por ello, en septiembre pasado, viajó desde La Plata (Argentina) a Santiago (Chile) para realizar una pasantía durante un mes en el Núcleo Milenio Física de la Materia Activa. Su objetivo: filmar en vivo el nado de bacterias en las redes de microcanales que desarrolla la PhD. María Luisa Cordero, en el Laboratorio de Microfluídica del Departamento de Física de la Universidad de Chile.

    La estudiante doctoral argentina -cuya tesis es guiada por Anibal Lodeiro, doctor en Ciencias Biológicas (UNLP) y Augusto Melgarejo, doctor en Ciencias Físicas (UNLP)- explica que las bacterias tienen la posibilidad de moverse en forma autopropulsada y que regulan este movimiento para poder encontrar alimento o alejarse de sustancias tóxicas. Este movimiento lo logran gracias a los flagelos bacterianos que pueden rotar como una hélice y de este modo hacer nadar a la bacteria. “Existen bacterias que pueden desarrollar dos sistemas de flagelos bacterianos de acuerdo a las condiciones ambientales y que afectan al movimiento de la misma. En nuestro grupo del Instituto de Biotecnología y Biología Molecular (IBBM-CONICET La Plata) se han realizado distintos experimentos para poder determinar bajo qué condiciones ambientales las bacterias expresan uno u otro sistema de flagelos, las diferencias metabólicas y las bases genéticas de uno u otro flagelo y cómo es su movimiento en medios semisólidos y líquidos. Nos pareció importante poder enmarcar el comportamiento de estas bacterias en el marco de la termodinámica fuera del equilibrio, para hacer un aporte desde un marco más general que nos pueda orientar hacia qué variables mirar o medir en el laboratorio”, explica.

    Ese es justamente parte del trabajo que viene a desarrollar en su pasantía, aprovechando la vasta experiencia de María Luisa Cordero en la construcción de microcanales del grosor de un cabello humano para la confinación de microgotas en las que puedan insertarse elementos de interés, como bacterias.

    “Si bien ya hemos estudiado algunos aspectos del movimiento en medios líquidos, poco sabemos del movimiento en medios porosos. Estas redes representarían, por ejemplo, un prototipo de los microcanales del suelo, entonces podríamos filmar las bacterias con uno u otro sistema de flagelos para estudiar cuál sistema sería más ventajoso para moverse en el suelo”, comenta.

    Carolina Cogo –quien realiza su doctorado con una beca de CONICET y  trabaja como ayudante de Diplomado de Matemática B (UNLP), espera volver con algunos datos valiosos para su tesis tras su paso por el Núcleo Milenio de la U. de Chile. “Ha sido una experiencia muy valiosa: Fue muy interesante haber conocido el Campus Beauchef y el grupo de trabajo de la PhD. Maria Luisa Cordero. Los estudiantes tesistas me han recibido muy amablemente, integrándome al grupo y espero poder seguir en contacto y trabajando juntos”.